La imprenta mayúscula para primeros lectores

1 comentario


Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los distintos aspectos del libro que se va a ofrecer: el tamaño, las imágenes, el texto, la tipografía. El libro debe resultar cómodo para esas manos que los sostienen, de modo que invite a ser abierto una y otra vez. Una vez abierto, todo en su interior debe ser amigable al lector. La elocuencia de las imágenes y el juego con el color son la puerta de entrada para la construcción del significado y una apelación infalible a la imaginación infantil. En ese escenario descansa el texto, un código diferente que pide ser descifrado, también.

La opción por parte de los maestros -entre otros adultos- por la imprenta mayúscula tiene que ver precisamente con ofrecer un texto que desde lo visual ya invita a la lectura: el tamaño más grande y las líneas rectas son sinónimos de simpleza. Es comparable, además, a los primeros trazos que ellos empiezan a ejecutar, lo que transmite al niño confianza al momento de abordar la lectura en sentido convencional.

Asesoraría Pedagógica de Kapelusz Editora



1 comentario :

Publicar un comentario

Voces de Chernóbyl, un informe por Gabriel Falcone

No hay comentarios.

"El sufrimiento, nuestro único capital
Voces de Chernóbil" de Svetlana Alexiévich

"De la guerra había regresado la Generación "Perdida" ¿Recuerda a Remarque? Pero con Chernóbil vive la generación "desconcertada". Vivimos en el desconcierto. Lo único que no ha cambiado es el sufrimiento humano. Nuestro único capital ¡Un tesoro que no tiene precio!"
-Serguéi Vasílievich Sóbolev (vicepresidente de la Asociación Republicana Escudo para Chernóbyl).

Sería vano pretender comprender la verdadera catástrofe de Chernóbyl y sus consecuencias. El alma eslava es pudorosa, firme y obstinada, sin dudas orgullosa. Sin embargo en esa multiplicidad de perspectivas que encarna "Voces de Chernóbyl" podemos leer la manera tan particular que tienen de sufrir. No es un "alma" o el espíritu de la tierra, no me malentiendan. Es la historia encarnada que hace que cada individuo se convierta, aunque sea mientras dure el recuerdo, en un personaje. Esa historia es una tragedia, y sus protagonistas fueron cientos de miles: campesinos, técnicos nucleares, enfermeras, médicos, conscriptos, pilotos, rescatistas, policías, cazadores. Víctimas, héroes, mártires.

El 26 de abril de 1986 una prueba en la central nuclear Vladimir Ilich Lenin produjo una falla catastrófica en uno de los reactores causando la muerte inmediata de 31 personas y expulsando materiales tóxicos y radioactivos a la atmósfera. La central de Chernóbil está ubicada a 3km. de la ciudad ucraniana de Pripyat, a 110 km. de Kiev, y a sólo 16 km. de la frontera con Bielorrusia. Y en este dato nos detenemos, porque "Voces..." nos lo recuerda desde el comienzo, Chernóbyl fue el azote de la Rusia Blanca, un pequeño país en el que la mortandad supera a la natalidad por un 20%, en el que la incidencia de cáncer creció un 730%... en este mismo libro, que fue publicado originalmente en ruso en 1997 (once años después del accidente) e ingresaba a Bielorrusia por contrabando, porque estaba prohibido.

Muchos han hecho referencias al carácter polifónico del libro, escrito como una "novela coral", sin embargo no se trata de una novela; conformado por la agregación de más de cuarenta testimonios (trabajados literariamente), su respeto por la voz, la forma, la expresión y sobre todo por los silencios de sus entrevistados es característico del registro documental. Es un libro coloquial, colorido, rico y lleno de expresiones, y sin embargo es profundamente sombrío en su materia, transido por un dolor inexpresable y ritmado por actos de heroísmo, catástrofes, sueños y pesadillas que siempre son tangibles porque los vemos en la escala humana, a la distancia justa, de la misma manera que escuchamos a un pariente cercano cuando nos cuenta una anécdota. Los relatos arman segmentos de un rompecabezas infinito. Una tragedia demasiado grande para ser soportada por cada individuo, llena de héroes y mártires, pero sobre todo víctimas.

участник ликвидации последствий аварии на Чернобыльской АЭС

"Participante en la liquidación del accidente de la planta nuclear de Chernóbil y sus consecuencias" es la definición oficial soviética para aquellos, civiles y militares, que prestaron servicio y apoyo durante la catástrofe. Se estima que sólo en 1986 y 1987 fueron 240.000 los liquidadores (en total 600.000 personas fueron reconocidas con papeles especiales). Muchos de ellos recibieron dosis letales de radiación, muchos resultaron incapacitados, afectados por migrañas crónicas. El Coronel Volodazhski, piloto, Héroe de Rusia, murió y en su historia clínica anotaron sólo 3 rems (cuando en realidad recibió 100); los mineros que aislaron el reactor trabajando a 50º en una galería subterránea para evitar que contaminara un acuífero, y de los que poco se sabe; los "bio-robots", muchachos haciendo rotación en el techo del reactor barriendo el grafito que los robots de verdad no podían mover porque se deterioraban por causa de la radiación; todas sus imágenes se borronean entre la gloria y la vergüenza oficial. Las medallas, las condecoraciones, las pensiones magras, sus familiares, las víctimas, el sacrificio. Numerosas historias en las que el heroísmo se mezcla con la desesperación y la resignación, con la profunda tragedia que, para ser honestos, aún no se terminó. [G.F.]

Svetlana Alexándrovna Alexiévich; Stanislav, Ucrania, Unión Soviética, 31 de mayo de 1948. Periodista y escritora bielorrusa, en lengua rusa; recibió numerosos galardones, entre ellos el Premio Nobel de Literatura en el año 2015. En Argentina fueron publicados en el año 2015 "Voces de Chernóbil" (Debate, 2015) y "La guerra no tiene rostro de mujer" (Debate, 2015).




En esta foto se aprecia el estado de la central antes de la erección de las medidas de contención (fuente)
 
Lida Masanovitz planta cebollas y rábanos en Redkokva, un pueblo fantasma en Ucrania, en contra de la solicitud de no consumir alimentos cosechados en la zona (fuente).

Nueve meses después del accidente un liquidador es examinado por un doctor en una clínica moscovita especializada en el tratamiento de víctimas de radiación (Foto de Igor Kostin, Sygma/Corbis, fuente).

Un equipo de liquidadores se prepara para una ronda de limpieza en el techo de la planta de Chernóbil, tomada cinco meses luego de la primera explosión (Foto de Igor Kostin, Sygma/Corbis, fuente).

Llamados "Bio-robots", porque reemplazaron a los dispositivos automatizados que claudicaron ante la radiación, los trabajadores que trabajaron en los techos estuvieron entre los más afectados por el radio (Foto de Igor Kostin, Sygma/Corbis, fuente). 

Distintivo y medalla otorgados a los liquidadores. En el detalle central de la medalla hay una gota de sangre, las partículas alfa y beta, y rayos gama la atraviesan (fotografía: F. Lamiot, wikipedia.org). 


Más de 1300 vehículos irradiados durante las operaciones de contención fueron abandonados (Foto de Diana Markosian/Redux Images, fuente).

Viktor y Lydia Gaidak. Viktor fue ingeniero en la planta durante 24 años, 9 después del incidente de 1986, fue operado de un cáncer de colon (Foto de Michael Forster Rothbart, fuente). 



No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Observar para escribir (y calmar las propias ansias)

No hay comentarios.
En estos días aparece “La Viuda” de Fiona Barton, la periodista de crónica negra y judicial del Daily Telegraph.

La autora distribuyó entre libreros una notita sobre su libro: transcribimos el contenido de dicho texto.


Querido librero:

Me he pasado mucho tiempo observando a la gente. No sólo en cafeterías y estaciones de tren, sino también profesionalmente. Como periodista, he ejercido de espectadora profesional – u “observadora cualificada”, como solíamos decir en broma – y no he dejado de fijarme en el lenguaje corporal y los tics verbales que nos singularizan y vuelven interesantes para los demás.

A lo largo de los años, he entrevistado a víctimas, culpables, famosos y gente corriente afectada por la tragedia o la buena fortuna. Curiosamente, sin embargo, no siempre ha sido la gente bajo los focos la que más me ha llamado la atención. Con frecuencia, han sido más bien las personas que estaban en la periferia, los actores secundarios del drama, quienes me han seguido obsesionando.
En los juicios importantes -por crímenes sonados y terribles que copaban titulares- me he descubierto a mí misma observando a la esposa del hombre que estaba siendo juzgado, preguntándome qué sabía o se permitía a sí misma saber en realidad.

Tú también la habrás visto en las noticias. Puede que hayas tenido que prestar especial atención, pero ahí está ella, detrás de su marido en la escalinata del juzgado. Mientras él proclama su inocencia, ella asiente y se aferra a su brazo porque cree en él.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando las cámaras ya no los enfocan y el mundo mira hacia otro lado? No puedo borrar de mi mente la imagen de dos personas comiendo en casa un pastel de carne y patata como cualquier otra pareja de su calle, pero incapaces de hablar entre sí. El único sonido es el roce de los cubiertos en los platos mientras ambos son presa de las dudas que se filtran por debajo de la puerta de su hogar.

Y es que, sin testigos o distracciones, las máscaras terminan cayéndose.
Yo quería -necesitaba- saber cómo lidiaba esta mujer con la idea de que su marido, el hombre con quien había escogido vivir, pudiera ser un monstruo.

Y entonces apareció Jean Taylor. Se trata de la mujer tranquila que tantas veces había visto en la escalinata del juzgado, la esposa que permanecía con el rostro inexpresivo mientras su esposo ofrecía testimonio.

En ésta, mi primera novela, Jean cuenta las versiones pública y privada de un esposo al que adora y un matrimonio feliz que se ve alterado cuando una niña desaparece y la policía y la prensa se presentan a su puerta.

Espero que disfrutes de este libro. A mí me ha encantado escribirlo y sólo tengo palabras de agradecimiento para Jean Taylor y para las mujeres que la han inspirado.


Fiona Barton


No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Finanzas

No hay comentarios.
La era de la simulación ha llegado para quedarse.  La mayoría de las disciplinas de negocios pueden ser tratadas desde un punto de vista académico y empírico a través de herramientas informáticas.  Simulación es una técnica para conducir experimentos en una computadora, los cuales comprenden ciertos tipos de relaciones matemáticas y lógicas, necesarias para describir el comportamiento y la estructura de sistemas complejos del mundo real.

Aplicado al campo de las finanzas, las herramientas de simulación financiera permiten analizar en pocos segundos miles de escenarios para cada una de las variables involucradas en el modelo.  A su vez, estas herramientas trabajan casi exclusivamente como complementos de Excel, por lo que resulta imprescindible contar previamente con un modelo en Excel para poder correr las herramientas de simulación.
Este es el motivo por el que asume gran trascendencia textos como Principios de Finanzas con Excel que enseña cómo tomar dichas decisiones financieras – tanto la teoría como la implementación de la toma de decisiones financieras inteligentes – y cómo expresar las decisiones usando Excel.  Muestra a los estudiantes cómo las planillas de cálculo proveen una nueva y más profunda visión de la toma de decisiones financieras.

Finanzas es una disciplina muy práctica.  La mayoría de los directivos de empresas estudian finanzas no solo para incrementar su comprensión del proceso de valuación, sino también con el fin de obtener respuestas a problemas prácticos.  La diversidad de cálculos requeridos no solo posibilitará obtener respuestas numéricas a importantes problemas sino también profundizará el entendimiento de los conceptos involucrados.

Gabriel Rubén Feldman
Profesor de Finanzas de Empresas en la Universidad Nacional de Tucumán

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Interacción Docente en la Nube

No hay comentarios.

La utilización de TICs en el proceso enseñanza-aprendizaje ha crecido de manera acelerada, aunque es aún incipiente la interactividad entre los educadores.  Internet ofrece oportunidades sin precedentes para que los profesores compartan experiencias y colaboren con otros centros educativos incluso más allá de sus propias fronteras.  Las redes docentes online ofrecen plataformas donde poder compartir recursos, en vez de que cada profesor tenga que rediseñarlos, lo que conlleva también a una reducción en la cantidad de trabajo.

Es así que el desafío es contribuir a desarrollar la habilidad de trabajo en equipo en la docencia universitaria, con utilización de TIC, como un  medio para optimizar la labor académica.  Es su aspecto motivacional, las redes contribuyen al entusiasmo en la tarea docente: existen docentes que se han sentido motivados por verse respaldados por profesionales expertos en metodologías activas de enseñanza durante este proceso de cambio metodológico.

Las ventajas de la computación en la nube no están reservadas para las grandes universidades.  Esas ventajas pueden ser más pronunciadas en las pequeñas universidades que aún no han logrado niveles elevados de informatización. 

Son muchas las ventajas del trabajo colaborativo docente, entre las que se destaca la “sinergia”: el resultado del trabajo en equipo es mayor que aquel que podría alcanzarse sumando los logros individuales.  Si los profesores se embarcan en proyectos colaborativos entre colegas,  también propician el uso de esta estrategia de aprendizaje en sus alumnos.  Sería pertinente que los alumnos trabajen colaborativamente no sólo con sus compañeros de clase, sino también con alumnos geográficamente distantes.

Los temas que puede abordarse en red son pedagógicos, técnicos, académicos, institucionales, y también tecnológicos.  Ítems que podrían ser objeto de aplicación de la propuesta son: interacción en contenidos, interacción en metodologías, interacción en  bibliografía, interacción en recursos y herramientas, entre otros.  Se presume que la interacción coadyuvará hacia la mejora de la calidad educativa.

También se puede pensar en investigación colaborativa, cuya característica esencial es construir una comunidad científica y obtener datos e información desde donde se pueda lograr un conocimiento para luego ser aprovechado por el mismo grupo y la sociedad.
Los casos analizados empíricamente conducen unívocamente hacia las ventajas de la interacción en la nube, prácticamente sin contraindicaciones. En términos de administración: ganar-ganar.


Gabriel Rubén Feldman
Profesor de Finanzas de Empresas en la Universidad Nacional de Tucumán


"Interacción Docente en la Nube" es un resumen del artículo publicado en la XXXIV jornada de SADAF, Sociedad Argentina de Docentes en Administración Financiera.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario